La alimentación en los trastornos del ánimo

Los trastornos del ánimo, particularmente la depresión, son una de las mayores causas de discapacidad en el mundo. Pero a pesar de haber mayor reconocimiento y tratamientos, la depresión en vez de ir disminuyendo, va en alza.
Así también ha ido en aumento la alimentación poco saludable, rica en azúcares y grasas saturadas y menor consumo de frutas, verduras y pescados, particularmente en Chile.
Sorprendentemente, llevar una dieta saludable se ha asociado a tener un menor riesgo de desarrollar depresión y llevar una dieta poco saludable (rica en grasas saturadas, azúcares, baja en fibra, vitaminas y minerales) aumenta el riesgo de padecerlo.

¿Por qué se produce esto?
Si bien aún no existe total claridad de la razón, existen diversas teorías de la depresión (desde un punto de vista neurobiológico) y la que está cobrando más relevancia es aquella que dice que la depresión se produce por un aumento de marcadores de inflamación en nuestro cerebro.
Si bien esto se puede deber a muchos factores, una dieta rica en grasas saturadas y azúcares, aumentan los marcadores de inflamación. Por otra parte, una dieta saludable de tipo mediterránea nos va a ayudar de diferentes formas:
Contiene frutas y verduras en abundancia, que son ricos en antioxidantes.
Pescados o alimentos ricos en omega 3, que son antiinflamatorios.
Frutos secos, ricos en fibra y grasas monoinsaturadas y que también tienen actividad antioxidante.
Lácteos, que aportan vitamina D y magnesio, que en depresión se encuentran disminuidos.

De todas maneras, los factores que contribuyen a desarrollar trastornos mentales son complejos y la alimentación debe ser considerada como parte de una serie de estrategias (incluido el dejar de fumar, actividad física, etc) en adición del tratamiento tradicional.

Por Laura Iriarte | Nutricionista